El Oídio y como combatirlo por: Maca

oidio

En nuestro blog Maca nos irá desvelando las enfermedades y plagas que más afectan a Canarias y nos dará trucos de como tener una cosecha abundante aprovechando al máximo nuestro peculiar clima.
En la primera entrega nos habla de un hongo muy extendido en Canarias, el dichoso oídio, y que podemos combatir tomando algunas precauciones:

El oídio es un hongo parásito de la familia de las erisifáceas, ataca las partes aéreas de las

plantas. Este hongo se desarrolla sobre la superficie (no logra penetrar en las hojas), y por tanto se

puede combatir con fungicidas. Las hojas se cubren (normalmente por su parte axial) con una capa de polvillo blanco, parecido a los polvos de talco. El hongo se manifiesta inicialmente en plantas aisladas, pudiendo cubrir posteriormente todo el cultivo.

Las condiciones optimas para que aparezca el odiado oídio suele ser las propias de la primavera. Su propagación optima está entre los 25 / 28ºC, llegando a detener su desarrollo las temperaturas superiores a los 35ºC, y siendo letal para el hongo las temperaturas superiores a 40ºC.

Como se propaga gracias al viento, en el cultivo interior es un peligroso enemigo, ya que normalmente se suele tener unos ventiladores para emular el viento en la zona de cultivo y rápidamente pueden propagarse hacia las otras plantas. La mejor arma y la más efectiva contra el oídio es su prevención.

Para ello, la limpieza de focos antes del cultivo, evitar encharcamientos en los riegos, y una limpieza con agua y lejía de la zona de cultivo es fundamental para evitar el dichoso oídio.

Muchos cultivadores usan el azufre como preventivo, hay que decir que puede dejar cierto sabor en la yerba, y al mismo que a temperaturas inferiores a los 18ºC no funciona, y que con una temperatura superior a los 35ºC puede producir quemaduras en las plantas.

Como preventivo recomendamos mejor el propóleo en crecimiento, y otra vía foliar a los días 10 de haber pulverizado.

También es recomendable colocar un pequeño filtro de tela en las entradas de aire, para evitar tanto su entrada como todo tipo de suciedad.

Muy recomendable también el uso de un ozonificador, ya que previene contra el ataque de hongos, puesto que tienen cualidades bactericidas, microbicidas y esterilizantes, además de ayudarte a mitigar el olor de las plantas.

Las condiciones favorables para su propagación son:

Humedad alta, baja temperatura, aire viciado, niveles bajos de luz, plantas apretujadas entre sí, que impiden una buena circulación del aire entre ellas. Si has detectado al dichoso hongo… intenta mantener la humedad por debajo del 50%, ya que así al oídio le costará propagarse, esto ayuda a controlar su expansión mientras estás intentando deshacerte del oídio.

Si puedes, intenta apagar la ventilación, ya que el aire de los ventiladores crea el viento necesario para su propagación por nuestro cultivo.

Tienes que tener en cuenta, que las plantas pueden mostrar los primeros síntomas (machas blanquecinas, parecidas a los polvo de talco) unas semanas después de su infestación.

Si el estado no está muy avanzado, lo primero que se aconseja es desechar las hojas MUY infectadas (no son recuperables y evitaras su propagación).

Lo segundo es retirar la planta afectada del resto del cultivo de interior, para evitar su propagación hacia las demás plantas.

Si el oídio no está muy avanzado, podemos utilizar remedios caseros como el bicarbonato sódico: Mezclando dos cucharas con un litro de agua, se añada un poco de jabón potásico y sepulveriza sobre el follaje mojando toda la planta.

Si el hongo está avanzado, y todavía nuestra planta de marihuana todavía está en su fase de crecimiento o primeras semanas de flora, lo importante es actuar rápido y erradicar el brote, ya que como hemos dicho, el oídio se propaga con una rapidez pasmosa.

Los productos químicos no son aconsejables, pero para combatir este hongo, siempre que estemos en crecimiento o primeras semanas de floración es la manera más efectiva.