Combatir y prevenir la mosca blanca – By Maca

Mosca-blanca-ambientaso

Nuestras pequeñas enemigas

Ya llega el calor y con el, la proliferación de las plagas en nuestros cultivos. Prevenirlas, conocerlas y saber estar preparados para cuando lleguen es clave, ya que tarde o temprano ¡aparecerán!

Las moscas blancas son insectos que atacan a muchos tipos de plantas cultivadas, y entre ellas a la planta del cannabis. Se trata de pequeñas mosquitas de unos 2mm de longitud y aspecto blanquecino, con un par de alas que les sirven como método de desplazamiento. Se encuentran normalmente en el envés de las hojas (donde también pone los huevos) y, al igual que otros insectos chupadores como Pulgones y Cochinillas, se alimentan succionando la savia de las plantas, tiene un aparato bucal picador-chupador gracias al cual puede alimentarse de la savia de hojas y tejidos jóvenes.

Llegarán, así que mejor que estés preparado.
Llegarán, así que mejor que estés preparado.

La mosca blanca puede poner hasta 500 huevos y tiene una puesta cada 30 o 50 días, dependiendo de las condiciones climáticas y de higiene. Puede sobrevivir hasta dos meses y normalmente la encontramos en la superficie inferior de las hojas nuevas.
La mosca blanca puede dañar a las plantas al succionarles los jugos causando marchitamiento, retraso en el crecimiento, o incluso la muerte. La mosca blanca también segrega una sustancia pegajosa llamada “mielada” o “melaza”, esta melaza puede cubrir cualquier objeto, hojas, cogollos… puede bloquear la entrada de luz en la superficie de la hoja impidiendo o reduciendo el proceso de la fotosíntesis. Las moscas blancas adultas pueden también transmitir diferentes virus y enfermedades a plantas sanas.
Controlar la mosca blanca puede ser muy difícil, ya que rapidamente gana resistencia a los productos químicos, por lo tanto, para un control efectivo de este insecto el manejo de un programa integrado contra las plagas es esencial, a través de insecticidas seleccionados cuando sea necesario.
Éstos productos se deben de aplicar en el envés de la superficie de la hoja, que es donde se desarrolla la mosca blanca.

Sintomas y daños de la mosca blanca

Los primeros síntomas del ataque de estos insectos son clorosis, carencias (amarilleamiento) en las hojas, que terminan por secarse -normalmente empezando por los bordes- y caer. La planta huésped sufre a menudo una ralentización en su desarrollo y un empeoramiento general de su estado.
A parte de los síntomas provocados directamente por su acción chupadora de savia, aparecen otros relacionados con la melaza que secretan estos insectos, que favorece la aparición de la Negrilla o Mangla, un hongo negro que “ensucia” las hojas y debilita el proceso fotosintético. Pueden también aparecer otras enfermedades como la Fumagina, sin olvidarnos de otros virus y bacterias.
Así pues, debe tenerse en cuenta que, especialmente al tratarse de un insecto volador con gran facilidad para el desplazamiento, la mosca blanca puede producir daños serios en una plantación, ya no por su acción chupadora de savia, sino por las diversas enfermedades que puede contagiar a las plantas al ser insecto vector de éstas.

Mosca-blanca-ambientaso
Cuando se te va de las manos. ¡Después no digas que no te avisamos!

Prevención y control de la mosca blanca.

Como en la mayoría de plagas y enfermedades que afectan a las diversas variedades de marihuana, la prevención es básica para restar posibilidades a la aparición de posibles ataques e infecciones. Debemos revisar el envés de las hojas regularmente en busca de adultos o larvas, y usar también cada pocos días algún insecticida ecológico como el jabón potásico o el aceite de neem. Usar cintas adhesivas atrapa-insectos amarillas, donde los adultos quedarán pegados, también pondrá las cosas más difíciles para estos insectos. Si ya tenemos nuestro cultivo afectado, y a parte de lo anteriormente mencionado, podemos usar distintos remedios ecológicos para combatir la plaga: la rotenona y las piretrinas (comúnmente utilizados en agricultura ecológica como alternativa a los productos químicos) funcionan bien, si estos remedios no funcionan o no queremos usarlos por el motivo que sea, podemos combatir la mosca blanca con distintos depredadores naturales.
Como último recurso, y evitando siempre su uso por el bien de nuestro medio ambiente, podemos usar productos químicos para erradicar la plaga de mosca blanca. Estos tratamientos serán especialmente efectivos contra las larvas, que suelen ser más sensibles a estas substancias. Cabe destacar que la mosca blanca tiene una gran capacidad de desarrollar defensas contra estos productos, por lo que debemos alternar el uso de varios de ellos para tener una máxima efectividad.
Recordad que la constancia en la prevención y la higiene son claves para evitar la aparición de cualquier plaga o enfermedad en nuestras plantas, así como en el control y lucha en caso de tener que combatir una de ellas.